Como castigar a tu hijo

image-37087Ante los comportamientos inadecuados de nuestros hijos como pueden ser pataletas, intentos de pegar a otros niños o a nosotros mismos, chillidos, mentiras, etc… no podemos quedarnos impasivos, ni mucho menos podemos reirles la gracía porque muchas veces es eso lo que buscan, que nos riamos de cosas que ellos hacen para llamar nuestra atención. Por eso habrá que darles atención sin necesidad de llegar a que nos tengan que buscar así.  Hay cosas que tienen gracia y que por supuesto debemos de compartir la alegría con ellos, pero hay que saber diferenciar muy bien en qué momentos procede o no procede seguirles el juego o hay que tomar medidas educativas con nuestros hijos, pese a que nos sepa mal.

Si ante comportamientos inadecuados menores, nos mostramos permisivos y no ponemos límites,  el mensaje que les lanzamos a nuestros hijos es: “puedes hacer lo que quieras”, o también puede suceder, que depende del humor con el que me encuentre, en una misma situación nos mostremos permisivos o intolerantes, según nuestro estado de ánimo o circustancia. Si un niño pega a otro niño delante de ti, estés cansada o estés animada, tienes que reaccionar de la misma manera…o si no, el niño siempre tratará de tantear el terreno y no le quedará clara la norma de “no se pega”.

Ante un comportamiento inadecuado, tenemos que intentar siempre reaccionar de la misma manera, corrigiendo y mostrando nuestra desaprobación, es importante ser consistentes en este asunto para lograr que nuestros hijos cumplan las normas que nosotros mismos les ponemos.

ENTONCES,… ¿CÓMO CASTIGAR?

  • Cómo elegir el castigo: La finalidad del castigo debe ser la de disminuir la frecuencia de comportamientos no deseados. Por tanto como padres observaremos si el castigo hace que la conducta indeseada decrezca. Si no es así, no vale la pena repetir la acción del castigo. Tiene que ser un castigo efectivo y que se pueda cumplir, que esté dentro de nuestras posibilidades.
  • Usar el castigo con moderación: Si la prohibición de ver la televisión, o la regañina se producen frecuentemente perderán los efectos deseados puesto que el niño se habitúa y deja de ser eficaz.
  • Usar el castigo con técnicas positivas: ¿Por qué? Porque el castigo en sí mismo no enseña a portarse bien. Junto al castigo es necesario definir, enseñar y recompensar las conductas adecuadas a la conducta inadecuada que ha hecho el niño. Por ejemplo si se castiga al niño por cruzar corriendo la calle, hay que enseñarle también a pararse, mirar y escuchar antes de cruzar la calle.
  • No retrasar el castigo: Las conductas se controlan mediante consecuencias inmediatas, sobretodo cuando son niños muy pequeños, así que no hay que esperar <<hasta que venga papá o mamá>> o hasta que sea el fin de semana. Todo castigo pierde su eficacia si se retrasa y el niño puede no relacionarlo con la mala conducta. Aunque también es verdad que si son conductas más severas habrá que tomar medidas que se prolonguen más en el tiempo, dependiendo de la edad de los niños.
  • Explicar siempre las consecuencias: Es importante explicarle al niño que conductas nos desagradan así como cuales son las reglas y las consecuencias de su incumplimiento. Ellos tienen que saber claramente que esperamos de ellos, y que comportamientos desaprobamos.
  • No amenazar en vano: Se debe decir lo que se va hacer y hacer lo que se ha dicho en todas la ocasiones. La falta de consistencia y las amenazas vanas conducen a la mala conducta. No prometer cosas que no se puedan cumplir, tanto en positivo como en negativo, si se promete una recompensa o se amenaza con un castigo, en todo caso hay que cumplirlo, si no perdemos credibilidad.
  • Dar una oportunidad para la buena conducta: El castigo enseña al niño lo que no ha hecho bien y debe dar una oportunidad para que el niño demuestre que ha aprendido lo correcto. Por ejemplo el niño llega tarde a cenar por estar jugando en la calle y usted le castiga durante un mes sin salir a jugar. Durante este tiempo el niño no puede demostrar que ha aprendido que debe entrar en casa cuando se le llame. Si en cambio se le castiga teniendo que ir del colegio a casa durante dos días sin pararse a jugar se le da una oportunidad de demostrar que ha aprendido las reglas.

 

Añadir comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR