Cómo elogiar a tu hijo

elogiarDurante la crianza de nuestros hijos, surgen muchos comportamientos que tenemos que ir moldeando. Desde pequeños tenemos que ayudarles  a tener un buen comportamiento, una buena actitud ante la vida. Para ello podemos reforzar las conductas positivas que realicen, así como tratar de mínimizar las acciones negativas.

Una manera de consolidar aquellas cosas que nuestros hijos hacen bien, es reforzarles positivamente,  y concretamente, utilizando el elogio. ¿A quién no le gusta que le digan lo bien que hacemos algo? Aunque tengamos claro que el fin último de que nuestros hijos hagan algo bien no es para que siempre les elogien, ya que tienen que saber que las cosas bien se hacen siempre sin esperar nada a cambio, pero si en su proceso de aprendizaje les vamos valorando y enseñando la satisfacción de obrar bien, seguro que es un estímulo reconfortante para ellos.

Por tanto, aquí os dejo algunos consejos para utilizar la técnica del elogio con vuestros hijos.

  • Elogiar la acción que ha realizado el niño o está realizando más que elogiarlo a él mismo. Ejemplo: Que bien has comido hoy, te has comido todo el arroz.
  • Cuanto más concreto sea el elogio más claro le resultará al niño comprender qué es lo que hace bien y más probable será que repita dicho comportamiento. Ejemplo: Te has comido todo el arroz tu solo, sentado en la silla y sin mancharte, ¡¡muy bien!!
  • Hay que empezar por elogiar los pequeños pasos que el niño realiza para alcanzar la conducta deseada. Ejemplo: Si queremos que el niño coma solo, sentado en su silla y sin mancharse. Valoraremos que los primeros días sea capaz de tomar algunas cucharadas el solo, no podemos pretender que de primeras consigan todo bien a la primera.
  • Hay que adecuar los elogios a la edad y personalidad del niño. Es decir, en ocasiones acompañar el elogio verbal con abrazos y besos serán muy eficaces en niños pequeños siendo en cambio más adecuado en preadolescentes elogiarlos de forma discreta como por ejemplo un guiño o una sonrisa cómplice… En definitiva teneis que seis vosotros los que elijais que elogio produce en vuestros hijos las respuestas deseadas.
  • Los elogios son más eficaces, especialmente en niños pequeños cuando se producen pronto, inmediatamente después de que se realice la acción deseada.
  • Es importante una vez se ha consolidado el comportamiento deseado reducir los elogios gradualmente. No es necesario continuar elogiando al niño constantemente pues esto puede llegar a cansar haciendo que el elogio pierda su función.  Es mejo elogiarlo de vez en cuando, esto será suficiente para ir reforzando la conducta deseada.
  • Hay que intentar evitar suprimir los elogios de forma radical, para no crear confusión en los niños.

 

como elogiarEspecialmente esta técnica es apropiada ante conductas que queremos que nuestros hijos corrijan, o les cueste especialmente esfuerzo, está claro que no podemos estar siempre elogiandoles, porque les hacemos un flaco favor, pero si que hay que reconocer los esfuerzos e intentos que hacen los niños por portarse bien y por tratar de mejorar.

Independientemente de esta técnica, están las muestras de afecto y de cariño que les demos a nuestros hijos, que somos libres de propiciarles cuando y como queramos,  ya que el Amor que les demos es independiente siempre del comportamiento de ellos.

 

Añadir comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR