Crianza de los niños con hipoacusia

5 (100%) 1 vote

Me he encontrado a menudo con familias que tienen niños/as  con sordera infantil o algún problema de hipoacusia. Creo que este tipo de circunstancias añaden un plus extra a la difícil tarea que es la crianza de un hij@. De el miedo inicial o desconcierto que pasan los padres ante la intuición de que a su hijo puede que le pase algo, se pasa a la búsqueda de soluciones… es muy importante un diagnóstico precoz para este tipo de problemática, para ofrecer la mejor calidad de vida posible a los niños.

La hipoacusia influye directamente en el desarrollo emocional, cognitivo y social del niño o la niña que lo padece. Es por eso que es importante contar con un diagnóstico lo antes posible, solo de este modo se puede trabajar la estimulación de la comunicación entre el bebé y sus padres, así como en el entorno donde vive. Cuanto antes se empiece a estimular, se conseguirá un efecto más rápido en su desarrollo.

Este diagnostico precoz nos ayuda a entender las causas de la hipoacusia y nos permite iniciar un tratamiento antes de los 6 meses, evitando las alteraciones del lenguaje y favoreciendo el desarrollo neuropsicológico de los niños.

He encontrado una información muy útil en la web “Escuchar ahora y siempre” expertos en temas de sordera, en la que arrojan luz a este panorama. Afirman que la Organización Mundial de la Salud, advierte de que  el 60% de la pérdida de audición en la niñez es prevenible; sin embargo, cuando es inevitable, se dispone de intervenciones que pueden contribuir a que los niños afectados logren el desarrollo pleno de sus potencialidades.

Es importante saber que existen diferentes tipos de hipoacusia, como son la Sordera Congénita, la Hipoacusia conductiva y la Hipoacusia neurosensorial.

En la misma web, encontramos un interesante post en el que nos hablan sobre como detectar si tu bebé está padeciendo de hipoacusia.

Desde “Escuchar Ahora y  siempre” nos ofrecen los siguientes Indicadores para detectar una adecuada escucha en los bebés e infantes:

Desde el nacimiento a los 3 meses:

  • Reacciona a los sonidos o ruidos fuertes.
  • Se mantiene callado ante voces o sonidos familiares.
  • Hace ruidos de arrullo.
  • Responde al habla mirando a la cara de la persona que habla.

3 a 6 meses:

  • Busca con los ojos y mueve la cabeza en busca de la fuente u origen de los sonidos.
  • Empieza a “balbucear” o hacer sonidos similares al habla
  • Reacciona, se ríe y hace ruidos para expresar sensación de agrado o desagrado.

6 a 9 meses:

  • Balbucea palabras similares o iguales a “mamá” o “papá”.
  • Busca llamar la atención haciendo algunos ruidos.
  • A esta altura empezará a responder a su nombre o a ciertas palabras.

De los 9 meses al primer año:

  • Imita los sonidos que oye de los demás.
  • Entiende sonidos que le parecen familiares así como palabras cortas y sencillas: “mamá”, “papá”, “perro”, etc.
  • Responde ante estímulos y señala a las personas, a ciertas partes del cuerpo que ya identifica o juguetes cuando oye sus nombres.

De los 12 a 18 meses:

  • Parece entender progresivamente palabras nuevas cada semana.
  • Sigue instrucciones verbales sencillas como “toma la pelota” o “empuja la puerta”.
  • Señala con mayor propiedad a las personas, partes del cuerpo o juguetes cuando se le pregunta por ellos.

18 a los 24 meses:

  • Puede escuchar cuentos o sonidos sencillos.
  • Empieza a componer  frases cortas combinando dos o más palabras de tipo: «más comida».

De los 2 a 3 años:

  • Es capaz de entender frases más largas o elaboradas.
  • Escucha a cierta distancia (en silencio).
  • A esta altura es capaz de seguir instrucciones que incluyan dos o tres indicaciones.

De los 3 a 4 años:

  • A partir de los tres años ya procesa estructuras de frases complejas.
  • Repite en detalle historias más largas (5 o más frases). ​

Cabe decir que existe solución para la sordera infantil, según las características de cada niño y cada caso, se pueden aplicar los siguientes métodos y técnicas: los  implantes cocleares, los implantes electroacústicos, los implantes de conducción ósea o las prótesis auditivas.

Para más información, os recomiendo leer este artículo tan interesante sobre los problemas de audición.

Añadir comentario