Enseñar hábitos a tus hijos

Rate this post

aprendiz de mama (17)

Los niños, desde la temprana infancia, deben de aprender a adquirir hábitos en su vida. Ya sean hábitos de higiene: lavarse las manos antes de comer, los dientes después de cada comida, limpiarse después de ir al baño, etc… También existen hábitos de estudio: sentarse a hacer los deberes solos en un horario determinado, ser aseados con las tareas escolares, prepararse la mochila para el día siguiente, o estudiar para un examen con anticipación.

Los hábitos son necesarios para llevar una vida ordenada, en todas las facetas: el sueño, los horarios de salida, de juego, las normas de cortesía… Desde pequeños, tenemos que enseñarles todos estos hábitos que hacen que nuestros hijos tengan buenos modales, y estén preparados socialmente.

¿Cómo fomentar la adquisición y consolidación de hábitos?

  • Ambos padres deben tomar conjuntamente la decisión y ponerse de acuerdo en qué hábitos quieren enseñar a los hijos.
  • Seleccionar dos de los hábitos  más básicos que el niño no haya adquirido todavía, e iniciar poco a poco en su introducción.
  • Decirle al niño, con cariño, confianza y firmeza que a partir de ahora lo tendrá que hacer él solo, aquello que os hayáis propuesto.
  • Enseñarle lo que ha de hacer y ponerlo en práctica, elogiando especialmente al principio cada pequeño paso que dé.
  • Supervisar que lo hace solo y corregirle si no lo hace bien.  Los padres son el mejor ejemplo para la adquisición de un hábito.
  • Si se niega a realizar la tarea en cuestión, no negociar y no darle alternativas, debe hacerlo: ser constantes en la exigencia y adoptar las medidas de retirada de privilegios y sobrecorrección con ellos.
  • Cuando sea capaz de realizar lo encomendado, solo y bien,  elogiarle con palabras de cariño y refuerzo positivo.
  • Elegir junto con el niño/a otra conducta  que se desee perseguir  y seguir el mismo procedimiento,

 

Añadir comentario