¿Qué es la empatía?

¿A qué te suena la palabra empatía? ¿Conoces la diferencia entre empatía y simpatía? ¿Crees que tú utilizas la empatía en tu forma de tratar a la gente? ¿Piensas que es difícil tener empatía? ¿Con que personas es más fácil y más difícil?

La empatía es un proceso que nos permite sentir los mismos estados emocionales que sienten los demás, los comprendamos o no. Sin embargo, la simpatía es un proceso puramente emocional.

entusLa empatía supone que entramos en el mundo del otro y vemos las cosas desde su punto de vista, sentimos sus sentimientos y oímos lo que el otro oye. Nos ponemos en “los zapatos del otro”. La capacidad de ponerse en el lugar del otro no quiere decir que compartamos sus opiniones, ni que estemos de acuerdo con su manera de interpretar la realidad. La empatía no supone tampoco simpatía. La simpatía implica una valoración positiva del otro, mientras que la empatía no presupone valoración alguna del otro.

¿Cómo manifestamos nuestra empatía?

  • Hacer preguntas abiertas. Preguntas que ayudan a continuar la conversación y le hacen ver a la otra persona que estamos interesados por lo que nos está contando.
  • Prestamos atención a su respuesta, considerando sus señas corporales que confirman o niegan la exactitud de nuestro entendimiento del mensaje.
  • Intentar avanzar lentamente en el diálogo, de esta forma estamos ayudando a la otra persona a que tome perspectiva de lo que ocurre, dejamos que los pensamientos y sentimientos vayan al unísono y nos da tiempo de asimilar y reflexionar sobre el tema.
  • Antes de dar nuestra opinión sobre el tema, debemos esperar a tener información suficiente, cerciorarnos de que la otra persona nos ha contado todo lo que quería y de que nosotros hemos escuchado e interpretado correctamente lo esencial de su mensaje.
  • En ocasiones, los otros no necesitan nuestra opinión y consejo, sino saber que los estamos entendiendo y sintiendo lo que ellos nos quieren transmitir.
  • Cuando tengamos que dar nuestra opinión sobre lo que nos están contando es muy importante hacerlo de forma constructiva, ser sinceros y procurar no herir con nuestros comentarios. Para esto es muy importante ser respetuoso con los sentimientos y pensamientos de la otra persona y aceptar abiertamente lo que nos está contando.
  • En todo momento nos cuidamos de no evaluarlo, juzgarlo o descalificarlo.
  • Es aconsejable tener una buena predisposición para aceptar las diferencias que tenemos con los demás, ser tolerantes y tener paciencia con los que nos rodean y con nosotros mismos. Aunque ser tolerante no quiere decir que tengamos que soportar conductas que nos hacen daño o que pueden hacer daño a otros, sino aceptar, comprender y respetar las diferencias.

Los efectos de la empatía

  • Aumento del nivel de auto estima de la persona:
    «así es que entonces me entienden lo que estoy sintiendo y no me dicen que cometo un error en pensar así »,
  • La calidad de comunicación mejora:
    Por lo menos no me contesta que también él puede morirse cuando salga de aquí”,
  • La expresión se abre a emociones más profundas:
    Lo cierto es que todos mis miedos se están ocultando tras esta cólera que tengo yo” .

Obstáculos que dificultan la empatía

empatia2Existen una serie de barreras que suelen impedir que la gente no busque apoyo en otros o se retraigan a la de hablar de sentimientos. Algunos de estos errores que solemos cometer con frecuencia a la hora de relacionarnos con los demás son:

  • Tendencia a quitarle importancia a lo que le preocupa al otro e intentar ridiculizar sus sentimientos.
  • Escuchar con prejuicios y dejar nuestras ideas y creencias influyan a la hora de interpretar lo que les ocurre.
  • Juzgar y acudir a frases del tipo “lo que has hecho está mal”, “de esta forma no vas a conseguir nada”,…
  • Sentir compasión.
  • Ponerse como ejemplo por haber pasado por las mismas experiencias.
  • Intentar animar sin más, con frases como “ánimo en esta vida todo se supera”.
  • Dar la razón y seguir la corriente.
  • Todo esto lo único que hace es bloquear la comunicación e impedir que se produzca una buena relación empática.

 

Las personas que están excesivamente pendientes de sí mismas tienen más dificultades para pensar en los demás y ponerse en su lugar. Por lo tanto, para el desarrollo de la empatía tendríamos que ser capaces de salir de nosotros mismos e intentar entrar en el mundo del otro.

Añadir comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR