qué es un ksimerito

Rate this post

Los Ksimeritos de la marca mexicana Distroller

¡Hola amig@s!

En estas navidades sin duda, el regalo estrella en nuestra casa ha sido el Ksimerito. ¿Por qué? Simplemente porque mi hija llevaba todo un año pidiendo tener uno, y dada la imposibilidad de conseguirlo en España…cada vez que nos pedía que le compráramos uno, le decíamos que se lo pidiera a los Reyes Magos, que para eso son mágicos.

Pero cual fue nuestra “suerte” que en otoño del 2018, la marca Distroller aterrizó en Valencia!! Por fin!  Así que toda la familia de muñecos, ksimeritos, neonatos, …junto con todo su colorido y parafernalia llegaron a El Corte Inglés de la Avenida de Francia en Valencia. Todo un acontecimiento, si señor. Ahora los Reyes Magos no tendrían excusa para conseguirlos!

Si no sabéis que es un ksimerito…no sé si felicitarte porque tu hij@ vive ajeno al mundo youtube, o desearte que mejor siga sin conocerlos… pero lamento decirte que si no los conoces, no estás al día en tendencias de juguetes.  Lo cierto es que esta marca mexicana, Distroller, ha llegado a España por la gran demanda que estos juguetes estaban teniendo. Ahora ya no solo se pueden conseguir en México y algunos países de Latinoamerica, si no que también pueden adquirirse de diferentes maneras en nuestro país. Gracias a youtube y sus infinitos videos de niños jugando con los ksimeritos, se han convertido en populares y han llegado a ser éxitos de venta en estas Navidades.

Los Ksimeritos son unos muñecos que, si no me equivoco, quieren representar los bebés prematuros, aquellos que nacen antes de tiempo (por eso son más pequeñitos) y la particularidad de esta característica es que requieren muchos cuidados y atención.

Son bebés con un diseño particularmente característico de esta marca, son de diferentes colores, con un cuerpo pequeño y la cabeza más grande de lo normal, ojos grandes y de colores, no miden más de 10 cm, caben en la palma de tu mano. Vienen con su cordón umbilical que has de retirar para poderle aplicar su suero a través del agujero, y con un único diente que también tienes que quitar para poderle dar el biberón a las dos semanas de nacer. A todo esto…tu no compras un ksimerito. No no, tu ADOPTAS, a uno de ellos.

Ahí empieza la diferencia, la experiencia de usuario es muy importante. No es un simple juguete. Junto con el muñeco, te venden toda una historia, una personalidad para tu bebé, una variedad de cuidados y obligaciones que tienes que tener con el ksimerito para que no se ponga triste…cuando tu hij@ adopta a un bebé que viene de Neonatitlán (se lo han inventado ellos este mundo), se está convirtiendo en “padre/madre” y está recibiendo una responsabilidad. De hecho, recibes también los “papeles” del bebé: su tarjeta de identificación (con foto incluida), su acta de nacimiento, y cartilla de vacunaciones para que le lleves el seguimiento con la Enfermera Tania, que muy amablemente te pone las vacunas del bebé, me imagino que a un módico precio.

Junto con el muñeco te llega la incubadora, donde tiene que permanecer algunas horas y días. En ese lugar le puedes poner su suero por el ombligo, tiene su camita para hacerle los chequeos… y poco más. Es todo un mundo en el que te metes cuando un ksimerito llega a tu casa. Hasta viene con un pequeño libro de instrucciones: cuidados del ombligo, alimentación, higiene, cariño,… a veces me da miedo pensar que pueda estar vivo de verdad. Sobretodo cuando sin querer le cojo por el ojo, y mi hija me chilla: “noooo!!! Que le vas a dejar ciego!”

Con todo esto que os cuento, pensareis que la tecnología que traen estos muñecos, debe de ser la leche…pues no. Son de lo más sencillos, yo diría, que demasiado sencillos para todo el cuidado que hay que darles. De hecho, me parece un poco excesivo el precio en España, para lo pequeños que son y poco que hacen… a los Reyes les debió costar entre 40-50€, depende de donde lo compraran. Eso solo el bebé… pero luego siempre te acaban metiendo que si el biberón, que si la papilla, que si la vacuna, que si una ropita… así que preparad el monedero, porque no es barato.

 

Pero he entendido que el secreto no está en el muñeco en sí, si no en toda la historia montada a su alrededor: la enfermera Tanía que te hace la adopción y por youtube te explica cómo cuidarlos, los nombres que tienen los ksimeritos con su personalidad, los papeles, los cuidados… al final, te aseguro que tu hij@ se acaba creyendo que tiene un bebé que cuidar.

He de reconocer que desde que fui a México hace algunos años, conocí la marca Distroller…por suerte, allí tienen precios asequibles, y ya me pude comprar algunas libretas, llaveros, y cosas de merchandaising. Siempre me gustó su línea de “Virgencita plis”, con esa representación de la Virgen de Guadalupe tan entrañable y colorida.

Pero ahora, han llegado a España y estoy convencida que van a cosechar muchos éxitos y se quedarán para mucho tiempo repartiendo ksimeritos, chamoys, machincuepas, isabelongas, churros, tingas, moles,  y otras palabras mexicanas que esconden muñecos con vida propia.

Por último os dejamos este video que hemos hecho para presentaros a Machincuepa y Atole, nuestros nuevos bebés que han llegado en estas navidades a casa.

Me despido amig@s!! ¿Vosotros conoceis a los Ksimeritos? ¿qué opináis?

Añadir comentario